Autónomos y contratación de familiares, todas las respuestas

Autónomos y contratación de familiares, todas las respuestas

Toda clase de leyendas urbanas, bulos y medias verdades rodean a esta pregunta: Como autónomo ¿puedo contratar a un familiar directo? La respuesta es clara y rotundamente SI. Además la Nueva Ley de Autónomos lo pone ahora más fácil ,y barato, contratar a un familiar directo.

Un autónomo puede contratar a su hijo, hermana o marido, aunque el trámite no es el mismo que si contratamos a una persona con la que no tengamos lazos directos.

 

¿Cómo contrato a un familiar directo?

 

Muchos de los negocios que gestionan los autónomos son micro empresas familiares, en las que tiene todo el sentido contar con miembros de la familia, por ello existe la figura del autónomo colaborador.

Si queremos incluir en nuestra empresa a nuestro hijo/a, marido, pareja de hecho, esposa, nuera, yerno o hermanos, deberemos hacerlo incluyéndolos como “colaboradores”. Con una excepción, los hijos menores de 30 años si pueden ser contratados por el autónomo en Régimen General, aunque no tendrá derecho a paro.

Para convertirte en Autónomo Colaborador solo tienes que darte de alta en ese régimen en la Seguridad Social, sin necesidad de ir a Hacienda. Si estás trabajando con un contrato laboral no puedes ser autónomo colaborador, es incompatible. El autónomo colaborador debe dedicar su actividad profesional enteramente al negocio del autónomo titular.

 

¿Quienes pueden ser contratados como colaboradores con el autónomo?

 

Ser autónomos colaborador presenta varias ventajas, por lo que en la Seguridad Social se aseguran muy bien de que solo familiares directos puedas beneficiarse de ellas. Para poder ser autónomo colaborador debemos tener uno de estos lazos con el autónomo que nos contrata: Padre, madre, hijo/a, hermano/a, cónyuge o pareja de hecho, nueras y yernos.

 

Ventajas de ser Autónomo Colaborador

 

Un autónomo sin papeleo. Los colaboradores no tienen obligaciones trimestrales con Hacienda como otro autónomo, es decir, no tienen que presentar declaraciones de IVA e IRPF, solo el autónomo titular del negocio con el que colabora debe hacerlo ¿no es maravilloso?

La cotización a la seguridad social del autónomo colaborador la paga el autónomo titular, igual que haría con un trabajador asalariado.

 

Inconvenientes de ser Autónomo colaborador

 

La principal desventaja es que para ser autónomo colaborador las circunstancias iniciales deben mantenerse, es decir, inevitablemente nuestra situación laboral está ligada a la situación personal. Si cesa la convivencia con el autónomo titular, perdemos la condición de autónomo colaborador. Es algo muy habitual cuando el hijo se independiza, o se rompe una pareja, y es un inconveniente a tener en cuenta.

 

Bonificaciones por la contratación de autónomos colaboradores

 

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, aprobada el 11 de Octubre, nos trae buenas noticias, ya que permite ahorrar el 100% de la cotización del autónomo colaborador durante todo un año. Los primeros 12 meses de cotización tienen un 100% de bonificación, es decir, no pagamos nada por nuestro familiar contratado, siempre y cuando sea una contratación indefinida. Una vez acaba la bonificación estamos obligados a mantener al colaborador al menos seis meses más. De lo contrario deberemos devolver todo lo ahorrado hasta la fecha. Esta bonificación entra en vigor en Enero de 2018.

No Comments

Post A Comment