Las 4 partes que tus contratos deben tener

Las 4 partes que tus contratos deben tener

¿Están los servicios que ofreces enmarcado en un contrato? No importa si se trata de clientes recurrentes u ocasionales, el contrato es imprescindible para protegerte.

Los contratos definen los límites de las relaciones, no importa si son contratos de alquiler, de compraventa o matrimoniales, todos tienen en mismo objetivo: poner límites y establecer los derechos y deberes de cada una de las partes. Como autónomo es muy importante que la prestación de tus servicios esté enmarcada un contrato. 

¿Por qué debo hacer contratos a mis clientes?

  • Recoge las expectativas del cliente
  • Define el alcance del servicio que se va a prestar
  • Estipula formas y plazos de pago
  • Define las condiciones en las que tu o tu cliente podéis rescindir el contrato
  • Es una herramienta imprescindible ante un impago
  • Muy útil en casos en los que el producto es una propiedad intelectual

Los contratos además de ser muy útiles, son mucho más sencillos de lo que podamos imaginar. Muchas veces pensamos en contratos como un ese scroll interminable si es online, o ese montón infumable de hojas si es en papel. Pero los contratos no tienen por qué tener 200 páginas y necesitar un traductor para entenderlos. Puedes hacer contratos legales, sencillos y claros.

Las 4 partes más importantes de un contrato de autónomo

1.Definición las partes

Se trata simple y llanamente de dejar claro quienes son las dos partes que están firmando el contrato. De un lado estarás tú, como autónomo con tu razón social y tu CIF o NIF, y del otro tu cliente, con su nombre o razón social y su CIF o NIF.

2. Alcance del trabajo

Si le pones tiempo y cariño a esta parte del contrato evitarás muchos “tú me dijiste”, “esto si que entraba” y un largo y sangrante etcétera que puede acabar con la rentabilidad de ese trabajo.

En este apartado debemos recoger las expectativas del cliente y definir el alcance del proyecto. Por ejemplo, en el caso del contrato para la realización de una página web sería útil hablar de:

  • Tecnología y código de desarrollo
  • Secciones y subsecciones de la web
  • Funcionalidad de cada sección

  • Compromiso de facilitación de información por parte del cliente
  • Especificaciones acerca del diseño web

Hemos de tener en cuenta al realizar este alcance, cuál es el nivel de especialización de nuestro cliente. Pues si desconoce el campo de la informática, por ejemplo, tendremos que hacer un ejercicio mayor para ofrecer

Concretando lo más posible en el alcance conseguiremos alinearnos con las expectativas del cliente, ajustar un presupuesto realista, y evitar malos entendidos que pueden desembocar en que acabemos el proyecto con pérdidas o en un impago de la factura por desacuerdo.

3. Pago

No hace falta señalar que esta cláusula es muy importante. Para que el trabajo tenga final feliz tenemos que ser claros aquí y señalar:

  • Cantidad a pagar
  • Cuándo hay que pagar parte o el total de la factura (con porcentajes)
  • Cómo se puede pagar la factura (efectivo, transferencia, cheque…)
  • Qué sucede si el pago llega tarde

Cuando el cliente firme el contrato, está aceptando estas condiciones. Si nos las cumple estamos seguros de que trataréis de resolverlo de forma amistosa, pero si la vía amigable fallase, esta parte del contrato es vital en un litigio. 

4. Propiedad intelectual 

Si tu producto o servicio es una propiedad intelectual, como por ejemplo una gráfica, un código fuente o un artículo; el contrato debe dejar claro que la propiedad intelectual no se cede al cliente hasta que se haya abonado el 100% de la factura.

Este pequeño detalle te otorgará más poder de negociación si hay problemas con el pago, ya que el cliente no podrá usar el producto, sea una web, un texto o una canción, hasta que no haya pagado.

Los contratos no suelen ser necesarios si no hay desacuerdo, por lo que a la hora de redactarlos piensa en todos los posibles desacuerdos que puede haber e intenta ser justo para que el contrato también proteja al cliente de ti. Si el cliente ve el contrato como una amenaza para él podrías perder una venta. Por último recuerda que ningún contrato está por encima de la Ley. Esto significa que si alguna cláusula no se ajusta a derecho, esta puede ser invalidada, o incluso invalidar el contrato al completo.

No Comments

Post A Comment