Razones (más comunes) por las que Hacienda multa a los autónomos

Razones (más comunes) por las que Hacienda multa a los autónomos

Razones (más comunes) por las que Hacienda multa a los autónomos

Hacienda es parte activa de la vida de todos los ciudadanos españoles, o debería serlo. Pero en el caso de los autónomos la Agencia Tributaria juega un papel aún más importante a la hora de controlar la correcta recaudación de impuestos. Este control unido al ajetreado día a día de los autónomos puede desembocar en una equivocación que Hacienda detecte y decida sancionar. Si este momento llega, no todo está perdido, pues es algo muy común. El objetivo no puede ser otro que evitar que esto pase, y para ello es muy útil conocer cuáles son las razones (más comunes) por las que Hacienda multa a los autónomos

Error en las declaraciones trimestrales de IVA y IRPF

Al final de cada trimestre, debemos presentar los modelos 303 y 130, que corresponden a las declaraciones trimestrales del IVA y el IRPF. Al final se acaba convirtiendo en algo cotidiano y nos relajamos. Esta es una de las razones que nos pueden llevar a error.

Si calculamos mal y la cifra declarada es incorrecta pueden pasar dos cosas. Que nos hayamos equivocado a favor de la Administración o que nos hayamos equivocado a nuestro favor. En el segundo caso es cuando vienen los problemas ya que se puede entender que hemos intentado estafar a Hacienda.

¿Cómo se produce este error?

Lo más normal que es que, en el caso del IVA, hayamos introducido como deducible un gasto que en realidad no lo es. Por ejemplo, hemos introducido una factura en la que comprábamos material de oficina, pero sin advertir que también compramos en el mismo comercio una mochila escolar para nuestro hijo o hija, cuyo IVA hemos declarado para deducirlo.

Otra posibilidad es que hayamos perdido una factura de venta y por lo tanto no la hayamos contabilizado para pagar el IVA que hemos obtenido con ella. Como nuestro cliente si la ha declarado se produce una incoherencia.

Sanción en caso de error en modelos 303 y 130

Como es lógico la sanción varía dependiendo del importe del error a nuestro favor y de lo grave que Hacienda lo considere. Las sanciones pueden ser de entre una 50% y 150% de valor de lo “defraudado”. Por lo que en el caso de la mochila, y si el IVA de la misma era 5 euros, considerando esta infracción grave (de entre leve, grave y muy grave), la sanción sería de 10 euros. Una cifra ridícula, si. Pero lo que no es ridículo es que a partir de este momento Hacienda asumirá que es posible que lo hayas estado haciendo con otras facturas. Por lo que realizará una inspección en tu empresa con mucha probabilidad. La inspecciones, aunque se resuelvan sin sanciones, suponen una gran inversión de tiempo y quebraderos de cabeza.

Hacienda multa a los autónomos por errores en las facturas

Si cometes un error en el formato de tus facturas, en el desglose, del IVA, el tipo de IVA o el cálculo del mismo, esto afectará a los impuestos que pagues ese trimestre. Y, de nuevo, si el fallo es a tu favor, hay problemas.

Los fallos más comunes en las facturas son los siguientes

  • Error en la numeración de la factura
  • Fallo al calcular el IVA
  • Defecto de forma por no tener el IVA desglosado
  • Tipo de IVA equivocado

 

Otros fallos como errores en los datos del cliente, por ejemplo, no conllevan sanción pero conviene corregirlos con una factura rectificativa.

Sanción en caso de error en una factura

Si te equivocas en una factura, por cualquiera de los casos anteriores, la sanción es de 150 euros.

Presentar declaraciones fuera de plazo

Se nos viene el tiempo encima y no podemos evitar que presentar las declaraciones de impuestos, trimestrales o anuales, ß. Por sentido común, si existe un plazo se entiende que no respetarlo trae consecuencias. Esto es así para todos los ciudadanos, con todo tipo de impuestos y multas.

En este caso las consecuencias vienen en el que caso de la declaración nos saliera a pagar. Pues se entendería que estamos tratando de evitar o posponer el pago. Si te sale a devolver y se te ha pasado el plazo solo tienes que presentarla lo antes posible. Antes de que Hacienda envíe un requerimiento, sin más consecuencias.

Si debemos pagar IVA ese trimestre y presentamos tarde el modelo 303, nos enfrentaremos a un recargo en caso, no a una sanción. La sanción sólo vendrá si lo dejamos tanto tiempo que Hacienda nos envía un requerimiento, algo que sucederá probablemente al finalizar ese ejercicio, aunque no hay un plazo fijo. Estos son los recargos aplicables según el tiempo de demora.

  • Menos de 3 meses: Se aplica recargo del 5% sobre el IVA que debas pagar.
  • De 3 y 6 meses: El recargo será de 10% sobre el IVA pendiente
  • Entre 6 y 12 meses: Se aplica un recargo del 15% sobre el IVA debido
  • Más de 12 meses: Se aplica recargo del 20% sobre el IVA pendiente más el 3’75% de intereses de demora.

 

¿Cómo puedo reducir estas sanciones?

Decimos reducir porque evitarlas va a ser casi imposible si de verdad has cometido alguno de estos fallos. Sin embargo, si existe la posibilidad de reducir la cantidad de la sanción, y siempre en caso de la sanción. Los recargos no se puede reducir ni evitar.

Si Hacienda te sanciones puedes aceptar tu culpabilidad, declarando que estás conforme con la sanción de Hacienda.De esta forma asumes que ellos tienen razón.

Si das por buena la liquidación de impuestos que Hacienda te propone como correcta, asumiendo así que la que presentaste no es correcta, reducirás la cuantía de la sanción en un 30%Si además no recurres la sanción y la ingresas en el plazo que Hacienda te da, obtendrás un nuevo descuento del 25%. Sobre la cifra ya rebajada, claro.

Esto ocurre porque ante una sanción hay dos cosas que podemos hacer. La primera es decir que no estamos de acuerdo con el cálculo de la liquidación que Hacienda nos propone. Porque quizás si nos hemos equivocado, pero Hacienda se equivoca también al corregirnos. Y esto pasa.

Otra posibilidad es que no estemos de acuerdo con el hecho de que nos sancionen porque no haya motivo de sanción. En ese caso la recurrimos. Esto puede pasar con asuntos poco definidos. Uno de ellos puede ser que intentemos deducirnos el IVA de nuestro coche nuevo alegando que es para el negocio. Algo que habrá que demostrar muy bien si no queremos tener una sanción del tipo de las que estamos hablando.

Si aceptamos todo ello, Hacienda nos hace unos suculentos descuentos. Porque lo que quieren es recibir el pago y zanjar el asunto. Si te encuentras ante esta situación te recomendamos que consultes con un abogado o asesor fiscal antes de tomar ninguna decisión.

No Comments

Post A Comment